Industria De La Cachemira Al Descubierto: Cabras Gritan De Dolor En Nuevo Video Con Imágenes Explícitas

 

Para su publicación inmediata:

13 de mayo de 2019

Contacto:

Sascha Camilli +44 (0) 20 7923 6244; [email protected]

INDUSTRIA DE LA CACHEMIRA AL DESCUBIERTO: CABRAS GRITAN DE DOLOR EN NUEVO VIDEO CON IMÁGENES EXPLÍCITAS

H&M deja de vender la fibra obtenida de forma cruel por investigación de PETA Asia

Madrid – Una nueva investigación de PETA Asia en video realizada en granjas de cachemira y mataderos en China y Mongolia (países responsables del 90 por ciento de la producción mundial de cachemira) muestra a trabajadores sujetando a cabras aterradas quienes gritan de dolor mientras les doblan las piernas y arrancan el pelo con peines afilados de metal.

Las cabras ensangrentadas tras la remoción de pelo no recibieron analgésicos ni atención veterinaria. Un trabajador simplemente vertió licor de arroz directamente en la herida de un animal. En China, las cabras que ya no eran consideradas rentables fueron asesinadas por trabajadores tras ser golpeadas en la cabeza con un martillo intentando aturdirlas. Y en Mongolia, los trabajadores las arrastraron de una pierna hacia el piso del matadero para luego cortarles el cuello a la vista de otras cabras. Se vieron a algunas que seguían moviéndose durante unos minutos después.

H&M, el segundo mayor minorista de ropa en el mundo, ha accedido a prohibir la cachemira “convencional” (el único tipo que vende) como resultado de la investigación. ASOS había previamente prohibido la cachemira tras conversaciones con PETA, y tras haber recibido los hallazgos de esta nueva investigación, la compañía dio el último paso y retiró todos los artículos remanentes con cachemira de su sitio web.

“A las cabras aterradas les arrancan el pelo y luego las golpean con martillos y las cortan hasta la muerte, solamente para hacer jerseys y bufandas de cachemira”, dice la directora de PETA, Elisa Allen. “PETA insta a todos los minoristas a seguir el ejemplo compasivo de H&M y ASOS y dejen la cachemira, y pide a los consumidores que dejen en los estantes los artículos producidos con crueldad”.

La cachemira también tiene el mayor impacto ambiental frente a cualquier otra fibra de origen animal. Las cabras tienen un apetito voraz, y debido a que consumen las raíces de las plantas (y esto impide su renacimiento), los frágiles pastizales se están convirtiendo en desiertos, lo que contribuye a la peligrosa contaminación lo suficientemente densa como para llegar a Norteamérica.

PETA señala que las telas veganas abrigadas y con estilo, como el bambú, Tencel, cáñamo, modal, viscosa, algodón orgánico y cachemira de soja (que es un subproducto de desecho de la producción de alimentos con soja) están ampliamente disponibles.

La agrupación, cuyo lema en parte dice que “los animales no son nuestros para vestirnos con ellos”, se opone al especismo, que es una visión supremacista del mundo.

Para más información, por favor visite PETA.org.uk.

 

#