Manifestantes representan ‘escena del crimen’ previo a encierro

 

Para su publicación inmediata:

5 de julio de 2019

Contacto:

Sascha Camilli +44 (0) 20 7923 6244; [email protected]

MANIFESTANTES REPRESENTAN ‘ESCENA DEL CRIMEN’ PREVIO A ENCIERRO

La escena de PETA arremete contra el tormento anual de Pamplona, el asesinato de toros

Pamplona – Docenas de seguidores de PETA y de la agrupación española de protección de animales AnimaNaturalis armados con carteles que decían “Toros asesinados en Pamplona. Basta de corridas de toros”, representaron hoy una “escena del crimen” acordonada con cintas de precaución en la Plaza Consistorial en Pamplona, España. Los activistas, quienes viajaron de todas partes del mundo, se extendieron casi desnudos dentro de los contornos de los toros para recordarles a los espectadores que los toros están hechos de carne, sangre y huesos, y sienten miedo y dolor, al igual que nosotros.

La protesta se da previo al tristemente célebre espectáculo del encierro de toros en la ciudad, en el que toros aterrorizados son perseguidos por las calles hacia la plaza de toros, donde son torturados hasta la muerte.

 

(Fotos: Esa Ennelin)

Las fotos están disponibles aquíaquíaquí y aquí.

“Estamos en el 2019, y ningún ser vivo debería ser apuñalado lentamente hasta morir por la enfermiza satisfacción de una alborotada muchedumbre”, señala la directora de PETA, Elisa Allen. “PETA y el resto del mundo están absolutamente disgustados por el hecho de que Pamplona sigue manchando su propio nombre con esta exhibición empapada de sangre y desfasada de la realidad, salida directamente del Oscurantismo”.

Más de 125 ciudades y pueblos españoles se han declarado anticorridas. Pero en Pamplona, los aterrorizados toros son obligados a correr por calles angostas camino a una muerte violenta en la plaza de toros, a menudo resbalándose y patinando en el camino. Una vez allí, hombres se burlarán, extenuarán y apuñalarán a cada toro con una lanza y varias banderillas (armas como arpones) hasta debilitarlos por la pérdida de sangre. Luego el matador apuñala al animal exhausto con una espada, y si el toro no muere de inmediato, se usarán otras armas para seccionar su médula espinal. Muchos toros quedan paralizados pero conscientes mientras les cortan las orejas o el rabo para ser entregados al matador como trofeos.

PETA, cuyo lema en parte dice que los “animales no son nuestros para usar para el entretenimiento” se opone al especismo, que es una visión supremacista del mundo. Para más información, por favor visite PETA.org.uk.

 

#