POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA, SE PRESENTARON CARGOS CONTRA TRABAJADORES DE LA INDUSTRIA LANERA POR MALTRATAR A OVEJAS

 

Para su publicación inmediata:

14 de diciembre de 2016 

Contacto:

Sascha Camilli +44 (0) 2078376327 ext 235; [email protected]

POR PRIMERA VEZ EN LA HISTORIA, SE PRESENTARON CARGOS CONTRA TRABAJADORES DE LA INDUSTRIA LANERA POR MALTRATAR A OVEJAS

Trabajadores fueron atrapados dando puñetazos, pisoteando y golpeando a ovejas con esquiladoras en galpones de esquilado australianos

Madrid – En un caso emblemático, un esquilador se ha declarado culpable de crueldad animal por primera vez en la historia australiana. Los cuatro delitos del cargo contra el hombre de Lucindale fueron posteriores a la publicación de una investigación de PETA US que documentó a trabajadores australianos de la lana golpeando a ovejas aterrorizadas en la cara con esquiladoras eléctricas y dándoles puñetazos y pisoteando sus cabezas y cuellos.

Luego de una investigación de Agriculture Victoria, el Fiscal General del Estado presentó cargos contra el hombre, que se presentó el viernes pasado en Horsham Magistrates’ Court. Se le ha prohibido esquilar o estar a cargo de animales de granja por dos años y se le ordenó donar $500 a RSPCA.

Como resultado de la investigación, seis esquiladores han sido acusados, los otros cinco deben presentarse en el tribunal el próximo año. Tantos como 40 trabajadores adicionales fueron considerados posibles sospechosos solamente en Victoria.

“No hay duda de que la crueldad obstinada e injustificada hacia los animales ha estado a la par dentro de los galpones de esquilado de Australia”, señala la directora de programas internacionales de PETA, Mimi Bekhechi. “Esta es una advertencia para todos los esquiladores de que si maltratan a las ovejas o permiten a otro que lo haga, probablemente enfrentarán un proceso judicial.”

La evidencia completa incluye filmación en video de 235 incidentes grabados solamente en Victoria, así como más de 40 páginas de alegatos formales. Según un investigador que esperó en vano de que los directores de las granjas de esquilado intervinieran y requirieran tratamiento humanitario, “No hay nada más difícil que observar el maltrato y saber que aquellos con posibilidad de prevenirlo no harán nada al respecto”.

PETA, cuyo lema en parte dice que “los animales no son nuestros para vestir”, alienta a los consumidores a elegir materiales no derivados del espantoso sufrimiento.

Para más información acerca de la crueldad en la industria de la lana, por favor visite PETA.org.uk.

 

#