Primer exposé sobre la alpaca: trabajadores atan, estiran y cortan a los animales haciéndolos vomitar

 

Para su publicación inmediata:

1 de junio de 2020

Contacto:

Sascha Camilli +44 (0) 20 7923 6244; [email protected]

PRIMER EXPOSÉ SOBRE LA ALPACA: TRABAJADORES ATAN, ESTIRAN Y CORTAN A LOS ANIMALES HACIÉNDOLOS VOMITAR

La investigación encubierta de PETA US en Perú muestra a alpacas sangrando y gritando doloridas y aterradas

Madrid – La investigación encubierta de PETA US en Mallkini (la mayor explotación privada de alpaca del mundo, ubicada en Perú), primera en su tipo, revela que los trabajadores sostenían de las orejas a las alpacas que gritaban y luchaban por liberarse, mientras eran bruscamente esquiladas con podaderas eléctricas y vomitaban por el terror que padecían. Arrojaban a las alpacas – algunas de ellas preñadas – contra mesas, las ataban a un dispositivo de inmovilización de aspecto medieval y tiraban con fuerza, casi sacándoles las piernas de las glenas. La esquila rápida y brusca provocaba cortes y sangrado en los animales debido a las profundas heridas provocadas, las que fueron cosidas sin un analgésico adecuado.

En respuesta a ello, Esprit está eliminando gradualmente la alpaca en sus artículos y, como primer paso, Gap Inc. (propietaria de Banana Republic, Athleta, y otras marcas) y el Grupo H&M (propietario de ocho marcas) han cortado lazos con la compañía matriz de Mallkini, el Grupo Michell, que es el exportador líder de fibra de alpaca. PETA US está pidiendo a las autoridades peruanas que investiguen a Mallkini por posibles violaciones a las leyes de protección animal del país.

“Esta investigación de PETA US corrió la cortina y puso al descubierto el esquilado violento que deja a las alpacas sangrando y gritando”, dice la directora de proyectos corporativos de PETA, Yvonne Taylor. “Instamos a todos los minoristas a proteger a estos vulnerables animales prohibiendo la lana de alpaca y estamos pidiéndoles a los consumidores que no compren los crueles artículos de lana de alpaca”.

PETA, cuyo lema en parte dice que “los animales no son nuestros para vestirnos con ellos”, señala que, además de causarles a las alpacas un inmenso sufrimiento, la producción de lana de alpaca es también terrible para el planeta. El Higg Materials Sustainability Index clasificó a la lana de alpaca como el segundo material más perjudicial para el medio ambiente después de la seda, señalando que es seis veces más dañino que el poliéster y más de cuatro veces más dañino que el modal, la viscosa, el rayón, el lyocell, el acrílico y otros materiales veganos.

PETA se opone al especismo, que es una visión supremacista del mundo. Para más información, por favor visite PETA.org.uk.

#